Si estás leyendo este post es porque te cuesta llevar a cabo tus proyectos personales o bien porque siempre estás postergando o procrastinando cosas que sabes que deberías estar haciendo..pero no lo haces.

Yo mismo he sido una gran víctima de la pereza y la procrastinación, bajo mi punto de vista debe ser un enemigo y solamente podemos relajarnos y desconectar una vez hayamos concluido con nuestros objetivos y metas diarias, sino, todo seguirá igual, y el sentimiento de culpa y falta de expectativas que tendrás sobre ti mismo seguirá invadiéndote porque…no nos engañemos , una vez empiezas a ser capaz de llevar a cabo tus proyectos personales, la confianza sobre ti mismo/a empezará a crecer y te sentirás mucho más capaz de llevar a cabo nuevos retos y proyectos, básicamente significa que te entrarán más ganas de comerte el mundo 😉

En este artículo poco voy a hablar de entrenamiento y nutrición, por tanto te estarás preguntando

¿Y qué tiene esto que ver con el fitness?

Pues muy sencillo, seguro que te sientes identificado/a con:

*Año tras año te haces esos famosos propósitos de año nuevo en enero(año nuevo vida nueva), te entran las prisas por la operación bikini en marzo/abril o te motivas al empezar la nueva época tras las vacaciones, en Septiembre..pero al final fallas en tus propósitos.

*Sabes qué dieta tienes que seguir o qué plan de entrenamiento hacer pero te auto-engañas creyendo que llegará el momento perfecto para ponerse en acción con afirmaciones del tipo “ya empiezo el lunes”, “ tengo mucho lio..etc”.

*Falta de organización personal: Si por lo que sea no puedes comer bien, puedes organizarte con un mínimo de antelación, o buscar maneras para que la comida sea lo más respetuosa posible con tus metas.

Básicamente, sabes lo que tienes que hacer y cómo hacerlo pero lo que se interpone entre tú y tu meta solamente es una cosa : la Pereza

Si erradicas la pereza de tu vida, no solamente alcanzarás tus metas en lo relacionado con el fitness, sino en todo lo que te propongas en tu vida.

El éxito es el resultado de realizar unas pocas grandes tareas y una gran cantidad de minúsculas tareas, todas ellas realizadas en su debido tiempo y forma. Ahora nos enfocaremos en cómo realizar esas pequeñas tereas que tanto nos cuesta hacer. La gente perezosa a menudo deja esas pequeñas tareas incompletas por demasiado tiempo . La gente exitosa se aseguran de realizar esos pequeños detalles rápidamente, lo más eficientemente posible. Así es como la gente exitosa logra vencer a la pereza:

1) Organízate: El aspecto más importante de vencer la pereza es organizarse. Son muchas las veces que queremos hacer algo productivo pero el desorden y la basura hacen parecer imposible terminar algo y nos tienta a no empezar nuestro proyecto/tarea. Por tanto, un espacio limpio y organizado nos invita a trabajar y ser productivos. Un espacio desorganizado y caótico nos invita a estar en el sofá todo el rato. Toma un tiempo para organizar todo lo necesario para preparar lo que necesites, ya sea tener la ropa y equipamiento de entreno a mano, o limpiar la cocina y tener ordenados tus alimentos y demás.

2) Haz una lista de las cosas que tengas que hacer antes de ir a la cama:
Es imprescindible escribir nuestras metas para que podamos visualizar exactamente lo que necesita hacerse. Cada noche haz una lista de las cosas que tienes que hacer en una agenda ya sea física o de soporte digital y añade las 5-10 cosas que tienes que hacer al día siguiente. Desde pequeñas tareas como ir al banco o preparar las comidas a tiempo hasta grandes tareas como proyectos laborales o del tipo que sean. Todo lo que necesita hacerse necesita ir a la lista de tareas. Ninguna tarea es demasiado grande ni demasiado pequeña para la lista de tareas pendientes.

3) Completa tu lista de tareas por la mañana:Todos sabemos de ese sentimiento de angustia y atormento de saber que tenemos que hacer algo pero al final no nos arrancamos a hacerlo. Por tanto lo postergamos hasta que nos acaba comiendo cuando no hay más remedio que hacerlo, haciendo cada vez más difícil llevarla a cabo. La única manera para deshacernos de este sentimiento es hacer las cosas desagradables por la mañana al principio. Haz todas estas tareas por la mañana, empezando con las más difíciles y terminando con las más fáciles. Después de que hayas completado tus tareas más difíciles del día por la mañana, tienes tu día entero libre sabiendo que has hecho lo que tenías que hacer.

4) Se consciente del tiempo:
empezar y acabar nuestra lista de tareas al final del día o jornada debe ser imprescindible. Esto se llama hábito y rutina y es lo que separa a los perezosos de los productivos. Cuando tienes una rutina y habito es fácil hacer las cosas todos los días. No tener rutina hace muy difícil terminar algo. Empieza con una rutina, ponte tiempos específicos para empezar y terminar tus metas cada día y se consciente del tiempo. No querrás que tu tiempo asignado para acabar te coma sin haber terminado lo que empezaste. Mirar el reloj te fuerza a trabajar más duro y rápido para tenerlo todo terminado. Queremos un tiempo determinado para empezar y para terminar nuestra “lista de tareas” cada mañana/día.

5) Tener un cuaderno a mano: tener un cuaderno para ti es muy beneficioso. Una de las razones es que las ideas vienen cuando estamos conduciendo, sentados en un tren, o básicamente en lugares donde no estamos preparados para actuar en nuestras ideas. Además tener un cuaderno te servirá para anotar tus emociones y pensamientos y ser consciente de qué pensamientos negativos te están saboteando para cambiarlos por otros positivos. Tener un cuaderno te ayudará además a ver tu lista de tareas y revisarlas al final de la noche para ver qué se ha podido alcanzar. También el cuaderno servirá para anotar tu estilo de vida y diario de entrenamiento, apuntando tus sensaciones y sobre todo, ser consciente de qué ha fallado y cómo solucionarlo para que en las próxima veces que no ocurra.

6) Ten un día de descanso a la semana: Ser productivo durante toda la semana es un sentimiento grandioso. Después de ser productivo y haber completado todas tus tareas durante la semana está bien tener un día de descanso a la semana. Tómate algún capricho si quieres, disfruta de la recompensa por haber completado tu semana con éxito. Tomándote el domingo como descanso te dará descanso y te preparará para el día más importante de la semana..el lunes.

7) Delega en alguien las tareas más tediosas: La pereza significa realmente no hacer las cosas que no quieres hacer. Como por ejemplo salir a hacer la compra, preparar las comidas del día/semana, levantarte del sofá mientras estás viendo la tele o viendo videos de YouTube cuando sabes que deberías ir a entrenar..Cuando queremos hacer algo nada puede pararnos, cuando no queremos hacer algo, el mínimo impedimento o dificultad hará que nos pare. Por tanto, tener algún asistente que nos ayude en esas tareas tediosas que nos sirven como excusa para no llevar a cabo nuestros proyectos, es una excelente opción..¿no puedes seguir la dieta? Ten a alguien que te prepare las comidas a tiempo para el mismo día o para varios días en adelante. Que te haga la compra, te limpie la casa, es decir, todas esas tareas que no te conducen ni directa ni indirectamente a tu objetivo pero las tienes que hacer si o si, delégalas. Es la regla del 80/20: el 20 % de las cosas que hacemos son las más importantes e importan, además de las que más disfrutamos hacer. El 80 % de las tareas que tenemos que hacer son minucia que no queremos hacer pero tenemos que hacerlas…Si alguien puede hacerlas..delégalas!

Solo puedo decir que hoy en día tenemos más facilidades y medios que nunca para alcanzar lo que nos proponemos, simplemente una vez sabes lo que quieres, hace falta un plan de acción y la disciplina acorde para alcanzarlo.

Si te ha gusto este artículo comenta qué te ha parecido o compártelo con quien veas que le puede ser de ayuda 🙂