El 80 % de los productos que hay en el supermercado no te aportan nada bueno. Por lo que es necesario aprender cómo saber esto simplemente al leer el etiquetado nutricional . Viendo la parte frontal-superficial del producto no será suficiente para saber cómo te beneficiará o perjudicará. Por ejemplo, es habitual que algunos productos te digan “light” , “ 0  % materia grasa”, o “muy bajo en azúcares”, “sin azúcares añadidos”. Pero en realidad estos mensajes tienen un trasfondo de “hemos añadido un montón de químicos malignos para hacer este producto más sabroso para que lo puedas tomar/no puedas parar de tomarlo”.

¿Cómo podemos entender esto?

  • Mirar los ingredientes, que estarán ordenados de mayor a menor cantidad, de hecho, si ves que en un producto el primer ingrediente que ves es el azúcar, podrás concluir que ese producto no destaca precisamente por ser saludable.

 

  • Posteriormente debes fijarte en las calorías(kcal) por 100 gramos de producto. OJO! No te fijes en las “calorías por ración”, sino en las kcal por 100 gramos. De esta manera, si ves que por 100 gramos de producto, tiene 400 kcal, si tomas 50 gramos, serán 200 kcal.

 

  • Fíjate en el desglose de grasas(lípidos). Hay varios tipos de grasas: saturadas, monoinsaturados, poliinsaturadas. Pero las que realmente debes fijarte son las grasas TRANS(TRANSSATURADAS), las cuales son perjudiciales para la salud. Sino aparecen nombradas en la etiqueta de valor nutricional, fíjate en los ingredientes, en los que suelen estar ocultas como “grasas parcialmente hidrogenadas”, “grasas hidrogenadas”, “ácidos grasos parcialmente hidrogenados”, “ácidos grasos hidrogenados”, “margarina”(ya que la margarina tiene grasa trans). También decir que si en los ingredientes simplemente pone “grasa vegetal”, pero no especifica qué tipo en concreto de grasa vegetal es, sospecha porque pueden ser “grasas trans”.

¿Por qué tienes que tener cuidado con estas grasas “TRANS”? Porque elevan el colesterol LDL, conocido como “colesterol malo”, y bajar nuestro colesterol HDL, el conocido como “colesterol bueno”.

Estas grasas, especialmente perjudiciales, se suelen encontrar en galletas, bollería industrial, en algunos productos congelados como palomitas de maíz, patatas fritas de bolsa, algunas barritas de cereales

  • Tras las grasas, fíjate en los carbohidratos del producto, en los cuales entran el almidón, el azúcar y la fibra(están sumados). Estos, tienen que aparecer desglosados. Por ejemplo, siempre tiene que aparecer desglosada la cantidad de azúcar(por cada 100 gramos, de los cuáles azúcares x gramos”.

Si ves que la cantidad de azúcar es muy alta y no está ni en la primera ni en la segunda posición, sospecha porque pueden haber quitado la azúcar pero haber añadido maltodextrina, jarabe de maíz, jarabe de glucosa, jarabe de fructosa, fructosa, azúcar invertido..etc. Decir que todos estos ingredientes son iguales o “peores” que la propia azúcar refinada en sí.

Dentro de los hidratos de carbono también debe aparecer desglosada la fibra del producto. Es importante tener en cuenta este punto, ya que la ingesta mínima de fibra por persona debe ser de 25-35 gramos al día aproximadamente.

Por tanto, con esto quiero decir, que es infinitamente mejor la fibra procedente en las frutas y verduras, antes que la fibra que se ha añadido a unos cereales..

  • Ingesta proteica. Debes fijarte en este punto, ya que cada persona necesita una ingesta mínima de proteína dependiendo de sus necesidades y objetivos, por tanto, este punto, es de vital importancia.

 

  • La cantidad de vitaminas y oligoelementos que tiene ese producto.

 

  • La cantidad de sodio(sal) que tiene el producto. Ten en cuenta que la sal es cloruro sódico(40 % de sodio). Es decir, que 6 gramos de sal corresponde a 2,4 gramos de sodio. Estas recomendaciones de sodio suelen ser 6 gramos al día, para saber la cantidad exacta de sodio que una persona necesitaría en función de sus necesidades individuales y/o patologías, debería ponerse en manos de un nutricionista.

 

  • Este punto es importante mirarlo para las personas alérgicas o con intolerancias, ya que si hay alguna persona que tenga alergia al gluten, frutos secos o a la soja, tiene que fijarse bien de que los productos que vaya a adquirir no contengan trazas de estos alimentos.

Algunas recomendaciones:

  • Aléjate de productos que tengan una larga lista de ingredientes, como los famosos “E”..es decir “E-130”, “E-331”, etc

edulcorantes, carlos andrade

  • Aquí un ejemplo de lo que hablo:

edulcorantes, carlos andrade, andrade fitness, leer etiquetas nutricionales

etiquetas nutricionales, carlos andrade, andrade fitness

 

  • Aquí analicemos el caso de unas patatas fritas.

Una de ellas tiene unos ingredientes nocivos:

etiquetas nutricionales, carlos andrade, andrade fitness

etiquetas nutricionales, carlos andrade, andrade fitness

Y otra de ellas, cuyos ingredientes, son mucho más saludables.

etiquetas nutricionales, carlos andrade, andrade fitness

etiquetas nutricionales, carlos andrade, andrade fitness

¿Y sobre algunos de los productos enfocados a niños? Aquí un ejemplo de unas galletas muy conocidas:

leer etiquetas nutricionales, carlos andrade, andrade fitness

Alejémonos de todo este tipo de productos y démosle a los niños más frutas y verduras! 😊

También están los casos de cereales integrales, en forma de copos de cereales o barritas, con los anuncios de “Fitness”, “Cuida tu línea

leer etiquetas nutricionales, carlos andrade, andrade fitness

  • Otro ejemplo sería con los panes/tostadas integrales, tenemos que fijarnos bien ya que muchas veces el porcentaje real de trigo es muy reducido, siendo el resto de ingredientes los que le dan la apariencia real de “pan”.

leet etiquetas nutricionales, carlos andrade, andrade fitness

leet etiquetas nutricionales, carlos andrade, andrade fitness

  • En cuanto al exceso de sal/sodio, debes fijarte también, ya que hay productos que tienen una cantidad de sal/sodio muy elevada, como por ejemplo:

Gazpacho, bebida muy típica en verano, hay que asegurase que tenga la menor cantidad de sal/sodio posible, ya que muy fácilmente podemos        pasarnos de los 6 gramos diarios recomendados:

leer etiquetas nutricionales, carlos andrade, andrade fitness

Otro ejemplo son los “tomates fritos”, o cualquier tipo de alimentos que haya en latas de conserva, bricks, ya sea en forma de alimentos listos para consumir, salsas o aderezos.

leer etiquetas nutricionales, carlos andrade, andrade fitness